Alberto Fernández ratificó la renuncia de Basualdo y Cristina prepara su ajuste de cuentas contra Guzmán

0
8
alberto fernandez acto anuncio resultado deuda casa rosada
Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Martín Guzmán durante un acto en el Museo del Bicentenario. (Presidencia)

Alberto Fernández ya tomó la decisión, y es un secreto político que manejan Cristina Fernández de Kirchner y Maximo Kirchner: Federico Basualdo está renunciado y su final formal como subsecretario de Energía será anunciado cuando la crisis palaciega haya desaparecido de las tertulias en Casa Rosada y el Instituto Patria.

Martín Guzmán cree que Basualdo abandonará su oficina en las próximas horas, un deseo político y personal alimentado por su escasa experiencia en refriegas internas que aún no le permite discernir que se está dirimiendo un poco más que la permanencia de un subsecretario que responde a las ordenes directas de Cristina y Máximo Kirchner.

Desde una perspectiva coyuntural, el hecho es simple e irrevocable: Basualdo “tiene el boleto picado”, pero esa renuncia se consumará en los tiempos políticos que decida el Presidente. No antes de su viaje a Europa que emprenderá en una semana.

Alberto Fernández aplica una estrategia peronista que Guzmán no termina de comprender y a continuación queda encerrado en argumentos sobre el poder y la autoridad que son imposibles de traducir del inglés académico al español coloquial que se usa en el conurbano.

El ministro de Economía aún no entiende que el kirchnerismo duro prepara su emboscada y que Alberto Fernández maneja los tiempos para evitar que un desenlace prematuro engulla a su principal negociador con el Club de París y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ya no se trata de la continuidad de Basualdo en la subsecretaria de Energía. Cristina y Máximo Kirchner cuestionaron los modos de Guzmán para desbancar a Basualdo con la obvia intención de limar al ministro de Economía que ha perdido brillo e influencia en el Instituto Patria.

Alberto Fernández - Kristalina Georgieva
Alberto Fernández y Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI

Guzmán tienen una mirada sobre la negociación de la deuda externa y su impacto en la economía doméstica que es rechazada por CFK y La Cámpora. El ministro sabe que es imposible lograr un acuerdo de Facilidades Extendidas a un plazo de 10 años y que no existe la posibilidad de reducir las históricas tasas del FMI.

La Vicepresidente y su hijo Máximo piensan lo contrario. Y ya asumieron que Guzmán no jugará de su lado.

Kristalina Georgieva y su staff exigen en Washington que haya un uso racional de los subsidios y el gasto público, una premisa que Guzmán comparte avalado por Alberto Fernández. En este contexto, segmentar las tarifas, establecer un cronograma de aumentos y redistribuir los subsidios es una meta que el ministro se había propuesto para principios de 2021.

Guzmán explicó al Presidente que Basualdo dilataba la segmentación de las tarifas y que actuaba como free rider. Alberto Fernández autorizó su remoción en la Subsecretaria de Energía y dejó que Santiago Cafiero y Guzmán hicieran la faena política.

El jefe de Estado nunca imaginó que su ministro de Economía echaría a Basualdo a través de los medios de comunicación. Esperaba una charla a solas, un elogio de ocasión, o una llamada directa a la Subsecretaría de Energía.

Esa impericia política -explicaron en Balcarce 50- irritó a Alberto Fernández y congeló la salida inmediata del funcionario que funciona cuando habla con Cristina y Máximo. “Guzmán se pasó de rosca, y ahora hay que esperar”, explicaron en las cercanías del Presidente.

Federico Basualdo
Federico Basualdo, subsecretario de Energía

Alberto Fernández está preocupado por la segunda ola del COVID-19, y la negociación con el Club de París y el FMI. Por eso tiene previsto viajar a Europa durante la próxima semana, si la pandemia lo permite. Guzmán será un actor clave de la comitiva, pese a los reparos de la Vicepresidente y Máximo.

En la Casa Rosada descubrieron una lógica de acoso y derribo que el Instituto Patria ya utilizó con Marcela Losardo. Cuando no pudieron cooptar a la entonces ministra de Justicia, el ala dura del kirchnerismo inició un acoso mediático que terminó con su renuncia y la designación de Martín Soria.

Ahora pareciera que esa estrategia empieza a acechar a Guzmán. CFK y el titular del peronismo bonaerense cuestionan su lógica de negociación con el FMI y critican su ofensiva contra Basualdo, que jamás cumplió una orden directa del ministro de Economía.

Cristina y Máximo ya están en movimiento.

SEGUIR LEYENDO:

Guzmán libra una batalla clave: bajar los subsidios para evitar un colapso de la economía

La historia secreta detrás de la guerra por las tarifas que desnudó los desequilibrios del primer gobierno de coalición