La Liga del reencuentro

0
12
El presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa (c), interviene durante la presentación oficial de la temporada 2021/22 de la Liga Femenina Endesa, este martes en la sede de Endesa en Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo
El presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), Jorge Garbajosa (c), interviene durante la presentación oficial de la temporada 2021/22 de la Liga Femenina Endesa, este martes en la sede de Endesa en Madrid. EFE/Juan Carlos Hidalgo (Juan Carlos Hidalgo/)

Madrid, 15 sep (EFE).- Después de una temporada atípica en la que el balón estuvo huérfano de apoyos, por el Covid, llega la Liga del reencuentro con los aficionados con lo que el baloncesto vuelve a ser completo, aunque de momento no sea al cien por cien.
El baloncesto con público huele y sabe mejor y los jugadores aumentan sus prestaciones empujados por el rugido de las gradas.
Lo que no cambia es el favoritismo de Barça y Real Madrid, con Baskonia, Valencia y Tenerife pisándoles los talones y esperando cualquier tropiezo para adelantarles por la derecha si pueden.
A la espera de su oportunidad, con un ojo en la clasificación para los playoffs, también estarán Joventut, MoraBanc Andorra, Baxi Manresa, Herbalife Gran Canaria y Unicaja.
El Hereda San Pablo Burgos, después de dos temporadas de crecimiento inusitado, es una auténtica incógnita por todos los cambios que ha sufrido.
El resto, hasta completar los 18 equipos participantes, los Casademont Zaragoza, Monbus Obradoiro, Fuenlabrada, Coosur Betis, Retabet Bilbao, UCAM Murcia y el ascendido Río Breogán lucharán por ser la sorpresa o, cuando menos, no pasar apuros por mantener la categoría.
También será la primera Liga sin Movistar Estudiantes, que descendió por primera vez en su historia.
La NBA sigue encontrando jugadores de calidad en la Liga Endesa, los Garuba, Campazzo, Deck y Bolmaro, entre otros, pero eso no significa que el nivel baje. El flujo de jugadores entre la NBA y Europa cada vez es más habitual en ambos sentidos y a España, en particular, llegan jugadores de calidad para relanzar sus carreras o buscando el protagonismo que no tendrían al otro lado del Atlántico.
Hablando de intercambios, los viajes Madrid-Barcelona y Barcelona-Madrid se han normalizado más. Lo que no le vale a uno lo desea el rival y así Nico Laprovittola deja el Madrid para jugar en el Barça, mientras que Adam Hanga hace el camino contrario igual que Thomas Heurtel, aunque el francés hiciera escala en el Villeurbanne unos meses para no perderse la cita olímpica.
Luego están los clásicos de la competición, Pablo Laso que inicia su undécima temporada en el Real Madrid y Moncho Fernández la duodécima, aunque también son once en la máxima categoría.
En cuanto a los clásicos ahí seguirán Albert Oliver, Omar Cook, Rafa Martínez, Marcelinho Huertas o Rodrigo San Miguel. En este apartado también tendría cabida Jaycee Carroll, pero el escolta estadounidense no tiene contrato con el Real Madrid aunque el club le sigue manteniendo en la plantilla en su página web.
En cualquier caso, todo está preparado para una nueva temporada de grandes partidos, de grandes acciones, de alegrías y de frustraciones, del mejor baloncesto en toda su magnitud y con aficionados.