La industrial Carolina Castro acompañará a Florencio Randazzo en la lista bonaerense: por qué aceptó y cuál es su mirada sobre la actualidad argentina

0
6

El precandidato a diputado nacional por el frente “Vamos Con Vos”, Florencio Randazzo, será acompañado en la lista para las próximas elecciones primarias de setiembre por Carolina Castro, la dirigente de la Unión Industrial, empresaria de una pyme metalmecánica ligada al sector automotor y referente destacada del ámbito corporativo. Se trata de un anuncio que confirma la decisión del ex ministro peronista de presentar para las PASO una propuesta electoral que combina un sector importante de la sociedad civil y estructuras partidarias tradicionales.

Carolina Castro, que también es política egresada de la UBA, fue la encargada de confirmar la decisión y de poner en marcha una nueva etapa personal y profesional. En una entrevista exclusiva con Infobae, reconoció que el ofrecimiento la tomó por sorpresa pero resaltó que “no le costó tanto tiempo decidirse”. “Vengo a aportar a este espacio nuevo, con una visión de una pyme familiar industrial que da empleo”, explicó.

También en un breve diálogo con Infobae, Randazzo destacó “el valor, la decisión y la generosidad de Carolina, alguien de la sociedad civil que se suma a este nuevo espacio que tiene como objetivo resolver los problemas de los argentinos y argentinas. Uno de los desafíos más importantes que tenemos es generar trabajo; qué mejor que alguien del sector productivo para aportar soluciones en ese camino”, completó el precandidato a diputado Nacional.

Castro es empresaria industrial, tercera generación en la conducción de la empresa familiar autopartista Industrias Guidi, que emplea a 500 personas en sus plantas en Zárate y Almirante Brown, provincia de Buenos Aires. Los principales clientes de la empresa son Toyota Argentina, General Motors Argentina e Isringhausen. En 2008, fue executive sherpa del Business 20, Foro Empresarial Global cuyo objetivo es elevar recomendaciones de política a los países del G20. Se desempeñó como subsecretaria PyME en el Ministerio de Producción y en la actividad gremial empresaria, es Prosecretaria y preside el Departamento de Legislación de la Unión Industrial Argentina. Es la primera vez en 133 años que la UIA incorporó una mujer en su consejo directivo. También tiene funciones en la cámara autopartista y es autora del libro “Rompimos el cristal”, antología de conversaciones con 18 mujeres argentinas que se destacaron en el mundo de los negocios, el arte, la política y la ciencia.

De hecho, su nombre no es ajeno para los lectores de Infobae, debido a que fue invitada meses atrás al ciclo “Como llegué hasta aquí” que este medio organiza en la Usina del Arte. “De la pasión por la industria nacional a ‘despertar’ con el Ni Una Menos y ser la primera mujer en la UIA” fue el título de la entrega donde Carolina Castro contó su vida y fue entrevista por un grupo de jóvenes convocados específicamente.

La primera pregunta se impone y es inevitable ¿por qué aceptó la propuesta de Randazzo de ser precandidata a diputada nacional?

Son varias cosas, no es una sola. La primera, si tengo que enumerar, es una propuesta que me hizo a partir de una visión: que sea yo misma, que aporte en la construcción de este nuevo espacio desde lo que yo sé y lo que conozco. Eso habla de una honestidad y de llevar a la práctica lo que hacemos todos los días un montón de argentinos -en mi caso desde una pyme- a la política. Eso me pareció muy valioso. Lo segundo es que Randazzo me propuso la construcción de un espacio que no se considera a sí mismo en oposición a otros espacios, sino que pretende tener una mirada nueva, propia, diferente, que salga un poco de las oposiciones entre dos distintos y proponga algo nuevo. Esa visión está muy de la mano en dos cosas que yo creo fuertemente que son generar empleo -porque tenemos 10 millones de personas que no lo tienen- y educar mejor a la gente. Sin ambas cosas, no es posible que los argentinos transiten hacia el empleo. Esos dos pilares de la propuesta de este espacio, que es educación y empleo, a mí por lo menos, me conducen a decir: Sí, vamos por este lado. Además, lo reconozco a Florencio como una persona pragmática, moderna y audaz, que para mí son dos atributos muy importantes en el liderazgo político.

Después vamos hablar sobre su mirada de los desafíos que enfrenta la mujer, sobre la economía y sus ideas, pero abordando la cuestión política y esto de no oponerse a otros espacios ¿qué mirada tiene sobre la grieta?

Cada uno de los espacios políticos (el kirchnerismo del Frente de Todos y Juntos por el Cambio) tuvo su oportunidad de gobierno. De alguna manera los dos polos se terminaron tocando, porque la Argentina hace 10 años que está estancada, que está en una situación en la que no se crea empleo. Desde el 2011 no se crea empleo y el único que se está creando es el empleo público, que no es sustentable en el tiempo. Tenemos más pobreza que teníamos en el 2011. El Producto Bruto Industrial, que es de donde vengo yo, es 17% más bajo que en el año 2011. Esto es por malas administraciones, malas definiciones de política respecto del rumbo de país.

¿Cuál es el rumbo de país que quieren plantear al electorado desde Vamos Con Vos?

Este espacio se propone en contraposición con estas dos miradas o estas dos gestiones mirar al futuro sin estar viendo todo el tiempo qué hicimos mal, salvo para reconocer por donde no tenemos que transitar y para encontrar el camino hacia adelante. El camino hacia adelante es un camino donde necesariamente tenemos que innovar, hacer cosas distintas y quedarnos en ese rumbo por un tiempo muy largo, porque los países que lograron desarrollarse lo hicieron así. Desarrollarse no es otra cosa que dar empleo a la gente. Las sociedades donde se vive bien es básicamente sociedades donde hay empleo y hay oportunidades para progresar. La Argentina perdió eso, porque en un momento tuvo una movilidad social a partir de la educación y del mito de “Mi hijo el Dotor”, que con el tiempo fue perdiendo y hoy la educación que le damos a los chicos no es una educación de calidad, ni es una educación que les permite esa movilidad social. Tenemos un montón de gente que no tiene empleo y esas son las discusiones que hay tenemos que dar.

Miguel Acevedo, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA),
Carolina Castro, UIA
Héctor Daer, secretario general de la CGT
Adelmo Gabbi, titular de Bolsa de Comercio
Eduardo Eurnekian, Cámara Argentina de Comercio y Servicios
Javier Bolsico, Asociación de Bancos Argentinos
Nestor Szczech, Cámara Argentina de la Construcción
Daniel Pelegrina, Sociedad Rural Argentina
Miguel Acevedo y Carolina Castro, UIA, Héctor Daer, CGT, Adelmo Gabbi, de la Bolsa de Comercio, Eduardo Eurnekian, Cámara de Comercio, Javier Bolsico, Asociación de Bancos, Nestor Szczech, Cámara de la Construcción, Daniel Pelegrina, Sociedad Rural Argentina (Presidencia)

Hablando de grieta y polos que se tocan, su imagen tuvo fuerte exposición en el acto del 9 de Julio de 2020. Fue usted la única mujer en medio de todos varones. En ese momento el Presidente planteó que había venido a “terminar con los odiadores seriales” ¿Piensa que lo logró?

La frase que me proponés es parte de la mirada que tengo respecto de qué pasó al inicio de la gestión. Creo que al inicio de la gestión se generó o la gente tenía una expectativa respecto de que Alberto Fernández venía a cumplir este mandato de unir a los argentinos, que va muy de la mano con la frase del 9 de Julio (del año pasado). Al inicio eso sucedió. Estuvieron las fotos del diálogo con Kicillof, Larreta, parecía que íbamos a transitar ese camino. Pero en un momento él abandonó este camino del diálogo y de la unión, a medida que fue avanzando la pandemia. En ese sentido creo que perdió una oportunidad de hacer algo para lo cual lo había convocado como líder.

Su electorado es el bonaerense y, un área inmensa como es el Conurbano donde falta casi todo ¿Cuál es el mensaje para los vecinos que viven allí ya en su rol de pre candidata a diputada?

La provincia es básicamente el 40% del país en un montón de sentidos. Desde cantidad de habitantes y el potencial productivo enorme que tiene, con enclaves productivos de todo tipo. En la Provincia de Buenos Aires se hace desde producción agropecuaria hasta industria de alta tecnología hasta desarrollo de software, y sólo menciono tres sectores, porque puedo seguir. Polo petroquímico, la provincia tiene muchísimo con lo cual desarrollarse. Me parece que la política de la administración de Kicillof tiene que apuntar a lograr más empleo y producción para sus habitantes y eso no está pasando. Seguimos teniendo impuestos distorsivos, como el impuesto a los ingresos brutos, tasas municipales que generan mucha distorsión y las empresas se financian con capital propio. Lo que veo de la Provincia que hay que hacer foco en materia de la gestión.

Usted conoce la realidad de la economía desde la calle, no detrás de una escritorio ni desde la academia ¿Cómo está ahora la economía que viven los empresarios y los trabajadores?

Hay una situación muy contradictoria. Por un lado hay una valorización desde lo discursivo de lo productivo o lo industrial, de la necesidad de exportar más, pero al mismo tiempo convive con ciertas decisiones de gobierno, de todo tipo que van en sentido contrario. Lo que veo como una suerte de visión antiempresa o de desconfianza con respecto a la empresa, cuando no hay posibilidad de desarrollo industrial o productivo en un contexto donde no hay desarrollo empresarial en donde no se incentiva la iniciativa privada para la creación de empleo. Hay una contradicción que se evidencia en ciertas políticas, que es un problema. Si queremos desarrollarnos debemos tener una visión mucho más amistosa respecto a cómo hacemos para que el micro emprendedor quiera seguir empleando a una o dos personas o como hacemos para que una pyme con 400 personas intente conseguir un mercado de exportación. Eso se logra con confianza y con una visión amable y amistosa respecto a la sinergia que puede haber entre lo público y lo privado cuando se incentiva el desarrollo del sector privado.

Enfrentan una elección muy difícil, que puede estar signada por la pandemia y la crisis económica ¿cómo se le llega al vecino que escucha todo el tiempo políticos diciendo este es malo y aquel es peor?

Ese es el rol del que se quiere involucrar en política, el de transmitir ideas y proyectos. Yo tengo bien claro qué vengo a ofrecer, que es mi experiencia de muchos años en una pyme industrial. Yo sé dónde aprieta el zapato, entiendo las cosas que están bien y las cosas que están mal. Mi marco conceptual es cómo hacemos para generar mayor desarrollo, a través de una mayor cantidad de pymes que puedan generar empleo. Ojalá que esta campaña, que creo que no se agota acá, porque este espacio tiene una proyección hacia el futuro, nos permita dar esos debates y que cada uno diga cómo lo va a hacer. Si hay algo que me puso contenta en el inicio del trabajo en este espacio es ver que hay un equipo de trabajo que está enfocado en programas y en propuestas. La idea es ver cómo se resuelven los problemas y no estar chicaneando unos a otros. Mi norte lo tengo claro, que es aportar lo que sé.

¿Cuál es su visión sobre el rol de la mujer en la política y el mundo de los negocios? ¿qué similitudes y diferencias encuentra?

Tal vez necesite un par de mes para responder las diferencias porque estoy empezando esta nueva etapa, pero sí puedo decir que el 90 por ciento de las decisiones que se toman en la Argentina y también en cualquier lado del mundo las toman los varones. Por eso es especial para mí estar en ese espacio, acompañar a Florencio. Aquí una mujer tiene una cuota de poder importante desde este rol. Tuve la posibilidad en las últimas semanas de definir aspectos de la campaña, conversar con equipos técnicos y entiendo que todas las fuerzas políticas tienen que hacer eso. Buscar diversidad en su armado, que las mujeres tengan un rol de participación y que no sea meramente simbólico, sino que tenga que ver con la construcción del espacio.

En la entrevista “Cómo llegué este aquí” contó que, siendo la primera mujer en asumir un cargo directivo en 133 años en la UIA, la zona de presidencia ni siquiera tenía contemplado un baño para las mujeres.. ¿Cómo se puede cambiar esa lógica en las empresas y en la política?

El desafío que tenemos para construir entre todos es por qué la mujer participa mucho menos del mercado laboral que el varón. Por qué está absolutamente sub representada. Eso es parte de la agenda que tenemos que proponer. La agenda de creación de empleo, es una agenda que contempla la creación de empleo diverso, en igualdad de oportunidades para hombres y para mujeres. Cuando se construya eso y se logre dar una alternativa, una salida laboral a las millones de mujeres que hoy no la tienen nos vamos a encontrar después con más mujeres en la cúpula de la dirigencia empresaria. Pero el camino se hace desde la base de la pirámide y desde el mercado laboral. Por eso planteo que necesitamos políticas de empleo.

Carolina Castro Florencio Randazzo
Carolina Castro y Florencio Randazzo

¿Qué provoca que exista esa sub representación que menciona en los mandos altos, tanto en el mundo de los negocios como de las empresas?

Es multicausal. Las razones por las cuales las mujeres no estamos en el mercado laboral en igualdad de condiciones contemplan, por un lado, toda la agenda de cuidados: nos hacemos cargo del cuidado de nosotras, de los niños y de los mayores. En mucha mayor medida nos hacemos cargo del hogar, desde la limpieza hasta la cocina. Eso nos disponibiliza una menor cantidad de horas para salir a trabajar. Ese es un primer tema que hay que resolver. Hoy la Argentina no tiene demasiados incentivos tampoco para incorporar a mujeres en la fuerza laboral. Nosotros dimos ese paso desde mi empresa hace cinco años y yo puedo decir que dentro de lo que es el mundo metalúrgico donde solamente el 3% son mujeres, yo tengo un 27% de operarias mujeres en nuestra planta. Iniciamos ese proceso de darle trabajo y oportunidades a mujeres en un ámbito absolutamente masculino, como es el mundo automotor, el mundo metalúrgico. Lo que tenemos que hacer es que sean miles de pymes las que contratan mujeres y tenemos que pensar la política pública que las pueda ayudar a contratar a esas mujeres.

¿Y cómo se puede cambiar este escenario desde una banca de la Cámara de Diputados?

Lo que tenemos que hacer es incentivar el cambio. Por ejemplo: sería bueno tener algún tipo de incentivo en términos impositivos para la contratación de mujeres. ¿Por qué no debatimos si no corresponde reducir contribuciones patronales cuando se toma una mujer?. Como así también tenemos que pensar en otro tipo de transiciones: de la mujer que está en su casa al trabajo o de un chico que está en la escuela al trabajo y pensar en una persona que tiene un plan social y tiene que llegar al trabajo. Todos esos tránsitos el Estado tiene que encontrar políticas públicas para ayudarlos, no se hacen solos. No se van a generar sólo por efectos del mercado.

Usted habla de la existencia de tres Argentinas conviviendo ahora al mismo tiempo ¿qué significa ese análisis?

Esto aplica para la provincia de Buenos Aires y también aplica para el país. La Argentina son, en realidad, tres Argentinas que conviven entre sí. Hay una Argentina que está conectada al mundo, que está en la vanguardia tecnológica y que ha logrado cosas espectaculares. Se creó en la Argentina el Amazon de América Latina, se crearon otros dos unicornios, fabricamos satélites, exportamos un bombón de chocolate a 80 países, hacemos autos que van a toda la región. Esa Argentina existe, pero lamentablemente no es lo suficientemente grande. Después hay otras dos Argentinas. Hay una Argentina que también está en la formalidad, que son las pymes de todos los sectores que emplean a cuatro millones de personas y que les cuesta a la pyme pagar los sueldos, el aguinaldo, los impuestos en una situación de pandemia y le cuesta financiarse.

Y la tercera Argentina…

Sí, después hay una Argentina que está en la informalidad, en la marginalidad, que no tiene trabajo, que básicamente la única ayuda que le hemos dado a ellos es una ayuda social, que está muy bien que exista, que tiene que estar, pero que no es la solución. La solución es integrar a esas dos Argentinas a ser una sola Argentina, en donde podamos integrarnos todos. Este espacio lo que propone es eso. Cómo hacemos para la generación de empleo y lograr una mejor educación. Sólo eso valores puede generar una sola Argentina para todos. Sabiendo que hay una Argentina que es posible, necesitamos que sea más grande para ampliar la torta. No podemos distribuir lo que no tenemos, lo tenemos que generar y esa generación puede venir a partir de mejores políticas públicas, de trazar un rumbo y de darse cuenta que la solución es más pymes, más mundo productivo, más pymes y mejor educación y dar algunos debates difíciles, como puede ser la educación.

Fotos y video: Gastón Taylor

SEGUIR LEYENDO

Qué dice Florencio Randazzo en la intimidad antes de una inminente definición sobre su candidatura

Randazzo cuestionó el aumento del 40% que tendrán diputados y senadores: “¿Perdieron el sentido común o el corazón?”

Otra foto en clave electoral: se reunió con la presidenta del Partido Socialista y hubo coincidencias políticas